De paseo por la ribera del Sena

A pie, en bicicleta, en barco, o como más gustes; siempre atravesar París siguiendo el río Sena ofrecerá un sinfín de aventuras en sus orillas, declaradas patrimonio mundial por la UNESCO en 1991.

En esta ocasión te presentamos los principales atractivos parisinos que podrás descubrir en la mágica ribera del Sena.

  • París en BATOBUS

Varios de los edificios y monumentos más importantes de París se alzan a orillas del Sena, y la forma más cómoda para que llegues a ellos es que compres tu ticket y te subas a uno de los populares Batobus. Estos barcos turísticos, acristalados, navegan en forma circular el Sena deteniéndose en ocho principales puntos de interés de la ciudad.  Uno de ellos es la Torre Eiffel, imponente por donde se le mire con sus 324 metros de alto, el monumento más visitado en el mundo entero. Otro punto es el homenajeado Museo del Louvre, con famosas obras como La Gioconda de Leonardo Da Vinci y La Venus de Milo. También puedes bajarte en otros emblemáticos símbolos parisinos como la Catedral de Notre Dame, el Museo de Orsay, Saint-Germain-des-Prés, Jardin des Plantes, Hôtel de Ville (Ayuntamiento) y los Campos Elíseos.

Viajar en Batobus te ofrecerá una forma única de conocer Paris lejos del bullicio y de los atascos. En cada parada podrás detenerte el tiempo que quieras y luego esperar por los próximos barcos. La frecuencia de paso de los batobus varía entre 20 a 25 minutos.

Horarios: Del 6 de abril al 2 de septiembre de 10 a.m. a 9:30 p.m. Del 3 de septiembre al 5 de abril de 10 a.m. a 7 p.m.

Precios: Pase por un día para adulto 15 euros, niños menores de dieciséis años 7 euros.  Pase por dos días para adulto 18 euros, niños 9 euros. Pase por cinco días para adulto 21 euros, niños 10 euros. ¡Pase gratis para niños menores de tres años!

Puedes comprar tus tickets en cualquier parada del Batobus, en las oficinas de turismo, y en los aeropuertos Orly y Charles de Gaulle.

bote sena foto abridora

  • Historia bajo los puentes

Una de las mejores sensaciones de navegar por el Sena es pasar por debajo de sus 35 puentes (o 35 ponts), debajo de 35 historias de batallas y reyes de entre los siglos XV y XIX. El más antiguo de ellos es el Pont Neuf de 1607, que cruza la Isla de la Cité, la isla más grande del Sena y donde se originó París. Otro importante es el Pont Royal, mandado a construir por el tirano rey Luis XIV y que lleva directamente a los Jardínes de las Tullerías. Un puente bastante artístico es El Carrousel, pintando por Van Gogh en el año 1886. También El Pont de la Concorde, hecho con piedras pertenecientes a lo que un día fue La Bastilla. Cada puente es una experiencia distinta y cruzar bajo sus arcos un bello recuerdo para atesorar.

  • Pont des Arts, un amor para toda la vida

ponts des arts

Si vas a la ciudad del romanticismo y tienes pareja, un candado debes llevar. En Pont des Arts la tradición invita a todos aquellos que quieran jurarse amor eterno a colocar un candado en la baranda del puente y tirar la llave al Sena, poniendo de esta forma al río por testigo y guardián de su amor. Multitud de candados de un sinfín de características: pequeños, grandes, oxidados, color fucsia o bronce, con inscripciones o sin ellas; son colocados diariamente contribuyendo a reforzar a París como la ciudad del amor.

  • Les Bouquinistes de París 

Bordeando el Sena verás numerosas casetas verdes y antiguas que ofrecen variados libros de antaño y contemporáneos, que forman parte fundamental del paisaje y cultura parisina desde el siglo XVI.

En un principio los bouquinistes (libreros) comenzaron su actividad en las inmediaciones del Pont Neuf, y les fue tan bien que años más tarde se extendieron a ambas orillas del Sena.
Es un negocio tan exitoso y que disfrutan tanto locales como turistas que año tras año el Ayuntamiento de París vela por la continuidad de esta pintoresca tradición, y elige con sumo cuidado a los libreros. Hay incluso algunos de ellos que tienen que esperar años hasta su elección definitiva. ¡Te esperan más de 200 bouquinistes en sus 900 puestos para compartirte sus más preciados tesoros: 300 000 obras literarias para una amplísima diversidad de gustos.

bouquinistes 2

  • Joséphine Baker, una piscina encima del río 

¿Sabías que los baños flotantes ya estaban de moda en el siglo XVIII sobre el río Sena? Hoy en día el estilo antiguo se reinventa con una versión en alta tecnología, ecológica y bastante cómoda con la piscina flotante Joséphine Baker, la cual está “amarrada” al lado de la biblioteca François Mitterrand, en el distrito 13, sobre las aguas del Sena. Aprovecha de lunes a domingo su piscina deportiva de 25 metros de largo, o la de 50 m2 de profundidad si tienes niños pequeños, también sus solariums, saunas, salas de gimnasio y jacuzzis. Apenas empieza a saludar el sol se abre el techo corredizo de Joséphine Baker y con este una novedosa forma de contemplar el Sena.

Amphotip Paris Bercy

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *